• Gustavo Manrique Salas

Los criterios ASG en el centro de la conversación

Actualizado: 9 may


Los inversores institucionales están tomando algunas medidas para comprobar si las empresas son capaces de cumplir con sus objetivos ASG



Los criterios ASG - ambientales, sociales y de buen gobierno – (ESG por sus siglas en inglés de Environmental, Social and Governance), comienzan a tomar la agenda de conversación corporativa en América Latina, algo tarde en relación a los grandes avances en la materia que tienen Europa y los Estados Unidos.

Aunque los esfuerzos de evangelización son importantes y muchos sectores y empresas en la región se están tomando en serio los criterios ASG, que han tenido una rápida aceleración en los últimos dos años, aún falta mucho camino por recorrer y se observan notables asimetrías que se irán nivelando poco a poco.

Esta semana coincidí en un foro con Marina Abal, Socia de la consultora EY y responsable de la práctica de People Consulting en Centroamérica y el Caribe. Es claro que los temas de capital humano constituyen una piedra angular en materia de ASG y conocer las tendencias y criterios asociados a éste tema será cada vez más importante. EY es una de las consultoras que lidera la conversación en la materia y la sexta edición de su informe Global Institucional Investors Survey 2021 ofrece interesantes reflexiones sobre los avances ASG en diversos ámbitos.

Esta investigación se realizó a partir de una encuesta, en la que han participado 320 inversores institucionales procedentes de 19 países. EY muestra que, desde la irrupción de la pandemia de COVID-19, el 90% de los inversores encuestados conceden mayor importancia a los resultados de las empresas cuando se trata de su estrategia de inversión y de toma de decisiones.

Según estos resultados una gran mayoría (92%) afirma que en los últimos doce meses han realizado inversiones basándose en los potenciales beneficios de una “recuperación verde”. La investigación advierte que el 74% se muestra ahora dispuesto a desinvertir en empresas con un historial en materia de sostenibilidad deficiente mientras urgen a mejorar la calidad de la información aportada por las compañías.

Los inversores institucionales están tomando algunas medidas para comprobar si las empresas son capaces de cumplir con sus objetivos ASG. En este sentido, consideran varios factores en su toma de decisiones de inversión, por ejemplo, si existe un director de sostenibilidad que reporte directamente al CEO y al equipo directivo de la compañía (53%); si la cultura de la empresa está alineada con los objetivos ASG (52%); y si la compañía cuenta con una revisión independiente de su reporting ASG (48%).

La investigación de EY llega a la conclusión que los inversores encuestados tienen dos prioridades cuando se trata de tomar decisiones de inversión eficaces basadas en los datos ASG. En primer lugar, los inversores buscan datos de mejor calidad de las empresas y un panorama normativo más claro. En segundo lugar, la investigación advierte que los inversores deberían establecer una estrategia de análisis de datos de cara al futuro para ayudar a incorporar estos datos de alta calidad en su proceso de toma de decisiones de inversión.


De forma concreta, la gestión de riesgos y los aspectos financieros se integran de forma directa a la toma de decisiones en materia de sostenibilidad y desarrollo del negocio. Las empresas que avanzan en la implementación de los criterios ASG y entienden que los retos de la doble materialidad traen consigo importantes beneficios, están mejor preparadas para afrontar los retos actuales y futuros en un entorno VUCA (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo).

En este sentido el informe de EY sugiere que las empresas deberían comprender mejor el elemento de divulgación del riesgo climático de los informes ASG. Hacer un uso estratégico de la función de sostenibilidad para inyectar rigor en el proceso para determinar la materialidad de su contexto ASG. Colaborar con la función de finanzas e integrar los procesos ASG para considerar y alinear las implicaciones financieras y de valor. Profundizar en el compromiso con los inversores, incluyendo la comprensión de los nuevos requisitos de divulgación ASG que pueden ayudar a diferenciar a una empresa de sus competidores.

En tanto, los inversores deberían actualizar sus políticas y marcos de inversión en materia de ASG-inversiones ASG, al tiempo que construyen una cultura orientada a los ASG. Actualizar los enfoques del riesgo climático para poder interpretar y comprender mejor interpretar y comprender el análisis de escenarios de las posibles consecuencias de los riesgos climáticos para las empresas y sectores a corto, medio y largo plazo y poner en marcha una estrategia de análisis de datos audaz y con visión de futuro estrategia de datos.

Tal como lo plantea el Centro de Gobierno Corporativo de la escuela de negocios ESADE, ASG son tres elementos claves en las estrategias empresariales, que están provocando un cambio en los procesos internos de las compañías, en la definición de lo que ellas mismas son y en la medición y reporte del impacto que su actividad tiene en la sociedad y en los grupos de interés. También, sin duda, deben formar parte del relato relacionado con su marca y la interlocución con la sociedad en su conjunto.

En ese sentido, surgen oportunidades claras para aquellas empresas que adoptan un enfoque proactivo, pero también surgen riesgos evidentes para las que no lo hacen. Las empresas que adopten un enfoque proactivo podrán establecerse como líderes en el mercado, beneficiarse de un mayor acceso a la financiación y capital y los rendimientos asociados con ese acceso.