• Gustavo Manrique Salas

Las fusiones y adquisiciones 2022: los retos a gestionar

Actualizado: 31 mar




El año 2021 fue un año récord de fusiones y adquisiciones (F&A) a nivel global, alcanzando una valoración nunca antes vista. El escenario 2022 se vislumbra igual de dinámico y América Latina no se queda atrás.


Los dos primeros meses de este año las F&A han alcanzado un valor superior a los 13 mil millones de dólares, según Transactional Track Record, con un aumento de 14% en el número de operaciones con respecto al mismo periodo del año anterior.


Esta conversación es importante, pues las F&A constituyen procesos complejos que impactan no sólo a las organizaciones que participan en ellas y sus colaboradores, sino también el mercado competitivo, a los consumidores y otras audiencias clave relacionadas a las organizaciones que alcanzan este tipo de acuerdos.


Una de las consideraciones más importantes para lograr que este tipo de acuerdos funcione, tiene que ver con aspectos que antes eran subestimados. La diligencia previa, el ajuste financiero y tecnológico siempre han sido fundamentales, pero hoy es clave lograr un ajuste cultural, organizacional y considerar los criterios ESG como parte de la evaluación.


Estos acuerdos buscan crear y preservar valor y muchas veces se pierde ese objetivo por la falta de gestión de éste tipo de procesos, que no tienen la atención debida y terminan minando la razón del negocio. No evaluar la diferencias y convergencias de las culturas corporativas y estilos de liderazgo de las partes involucradas puede generar un caos difícil de resolver y afectar las sinergias que se buscan alcanzar.


Esta dinámica también implica una efectiva gestión del talento, procesos de comunicación claros, estrategias de retención de talento, beneficios, modelos de trabajo y alineación de los criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG), entre otros aspectos.


Tradicionalmente los criterios ESG no forman parte de la evaluación en la diligencia previa, lo cual constituye un grave error. Las organizaciones tienen relaciones con diversas audiencias y tiene una historia construida con éstas.


A lo largo del tiempo cada organización ha creado vínculos y mantiene procesos de relaciones con las comunidades, programas de responsabilidad social o desarrolla temas ambientales. Las expectativas sociales sobre las empresas existen y en el marco de las F&A entre empresas no evaluar el impacto que tienen estas expectativas y procesos ESG puede generar coyunturas que no sólo afectan la reputación de la empresa resultante, sino también pérdida de confianza en los consumidores e incluso afectar la continuidad y/o desarrollo de negocios.


Según la firma Bain&Company, el 89% de los ejecutivos a nivel internacional espera que el volumen de F&A se mantenga o aumente este 2022 y agrega la firma que ESG se está convirtiendo rápidamente en un indicador de la calidad de las empresas. Un 65% de los ejecutivos especializados en F&A espera un aumento de interés de su empresa por estos temas aunque sólo el 11% de ellos los evalúan de forma exhaustiva y con regularidad en los procesos de negociación.
















Gustavo Manrique Salas